Saltar al contenido

Canto a Abaroa

Eduardo avaroa defensor

Letra y Música: Luis Felipe Arce

Cantemos…
Un himno nuevo al valor
Buscando….
Un ritmo bello de amor.

Al hombre que supo audaz defender
La Patria amada que le vio nacer,
Llenemos de amor y gloria
Al hombre que supo morir.

Abaroa es el sol de gloria
Que en los campos de muerte brilló,
Preludiando canción de victoria
Que el coraje su frente ciñó.

Es por eso que Eduardo Abaroa
Irá en los pliegues del bello pendón
Reflejando su imagen de gloria
Palpitando su gran corazón.

Biografía del Autor: Luis Felipe Arce

El Canto a Abaroa es un emotivo homenaje al patriota Defensor de Calama y el Litoral Boliviano, Don Eduardo Abaroa, cuya figura histórica es recordada con admiración y respeto en Bolivia y más allá de sus fronteras. La letra y música de este canto fue escrita por el destacado autor boliviano Luis Felipe Arce, quien nació en la Villa Imperial de Potosí en 1900 y falleció en 1966.

Don Eduardo Abaroa, quien nació en San Pedro de Atacama el 13 de octubre de 1838, fue el primogénito de su familia y destacó como Tenedor de Libros y Miembro del Honorable Consejo Municipal de su tierra. Sin embargo, su legado más significativo se encuentra en su defensa del territorio boliviano en la Guerra del Pacífico, donde murió en el Puente del Topater, sobre el Río Loa, el 23 de marzo de 1879, a la temprana edad de 40 años.

Luis Felipe Arce, por su parte, tuvo una destacada formación en música y educación musical. Estudió en la Escuela Nacional de Maestros de Sucre y en el Conservatorio Nacional de Música de Buenos Aires, Argentina, donde se especializó en diversos campos del Arte Musical. Además del Canto a Abaroa, compuso otras obras de temática educativa, como Canto a Murillo y Canto a los próceres. En 1956, publicó un álbum musical llamado «Canciones Escolares para las Escuelas de Bolivia», que tuvo una gran acogida en el ámbito educativo boliviano.

En resumen, el Canto a Abaroa es un legado cultural que honra la memoria de un patriota boliviano y que ha sido inmortalizado gracias al talento de Luis Felipe Arce, uno de los más destacados músicos y educadores de Bolivia.

RESEÑA HISTÓRICA PARA EL 23 DE MARZO DIA DEL MAR

El Día del Mar es una celebración en Bolivia que se lleva a cabo el 23 de marzo de cada año. Esta fecha conmemora la pérdida del departamento del Litoral a favor de Chile durante la Guerra del Pacífico en el siglo XIX. El Litoral era una extensión desértica de 120,000 km² con costas en el Océano Pacífico.

Además de recordar la pérdida territorial, el Día del Mar también honra al héroe de la Guerra del Pacífico, Eduardo Abaroa, quien lideró la resistencia civil boliviana en el puente Topáter sobre el río Loa y murió luchando contra los chilenos el 23 de marzo de 1879.

Cada año, el presidente y las autoridades nacionales y militares se reúnen en la Plaza Abaroa de La Paz para realizar ofrendas florales ante la estatua del héroe del Topáter y celebrar el Día del Mar. La fecha es muy importante en el calendario y en el corazón de los bolivianos, ya que recuerda la Batalla de Calama, el primer enfrentamiento entre las tropas bolivianas y chilenas en la Guerra del Pacífico.

La Guerra del Pacífico fue consecuencia de una disputa de límites territoriales entre Bolivia y Chile, iniciada después de la caída del colonialismo español y el nacimiento de las repúblicas independientes, herederas del Virreinato de Lima y la Audiencia de Charcas.

Tras la Guerra del Pacífico, Bolivia se vio obligada a firmar el Tratado de Paz y Amistad con Chile en 1904, donde se acordó la cesión del departamento del Litoral, hoy conocido como la región chilena de Antofagasta. Esta pérdida territorial ha dejado una huella profunda en la historia y la identidad bolivianas, y es recordada cada 23 de marzo con diversos actos conmemorativos en todo el país.

En particular, durante el Día del Mar se rinde homenaje al héroe boliviano Eduardo Abaroa, quien lideró la resistencia en el puente Topáter durante la Batalla de Calama en 1879 y murió defendiendo su patria. Abaroa es un símbolo de la valentía y el patriotismo boliviano, y su legado sigue siendo honrado por las generaciones actuales.

En resumen, el Día del Mar es una fecha importante para la historia y la identidad bolivianas, que recuerda la pérdida del departamento del Litoral en la Guerra del Pacífico y rinde homenaje a los héroes que lucharon por la defensa de su país.